Viernes, 12 de julio de 2013

José Luis González Quirós

DRAMATIS PERSONAE

La verdad sobre el caso Arenas

29/03/2012 TAGS  >

Javier Arenas

23
Enviar
62
54
 
0
Menéame
Imprimir

Las elecciones andaluzas han permitido ver con claridad que la democracia puede deparar sorpresas, que no siempre va a remolque de lo predecible, un gran consuelo para quienes crean que la política es algo más que previsión demoscópica. Por desgracia, las elecciones andaluzas pasarán pronto al olvido, porque, previsoramente, alguien se ha ocupado de que una convocatoria de huelga general, uno de esos eventos en que todos resultan vencedores, se sobreponga con presteza y evite una reflexión más atenta de unos resultados tan sorprendentes como difíciles de gestionar.

Los partidos tienen una peligrosa tendencia a convertir sus fracasos en victorias resonantes, a que no percibamos el gesto amargo que han supuesto para todos. Es un déficit claro de inteligencia emocional, porque, en el PP, alguien debiera haber cogido el toro por los cuernos, reconocer paladinamente que algo se ha hecho mal, pedir disculpas a los electores, sin acusarles de no haber sabido estar a la altura de la oportunidad, y asegurar al respetable que al partido le queda energía suficiente para aprender de las decepciones. En la acera contraria, las declaraciones de Rubalcaba adivinando un cambio de ciclo electoral han sido más propias de un humorista escaso de chispa que de un líder político serio.

Se ha buscado responsabilizar a Arenas, un político de larga experiencia y mucha mano izquierda, como si hubiese sido una estrategia personal del líder andaluz la causante del desaguisado. No estoy en condiciones de saberlo con precisión, pero me temo que los errores cometidos se basan en defectos más de fondo. La respuesta más certera habría que darla conociendo datos que ahora no se poseen sobre las razones de la abstención de los votantes propios. Lo que sí está claro es que esa ha sido la clave que ha evitado obtener la mayoría absoluta, porque si cuando el contrario pierde apoyos el aspirante no los mantiene, el triunfo resulta imposible.

La sospecha de que un poder tan amplio pudiera ser un lenitivo de la prudencia debida, mezclada con la oscura conciencia de que el PP no respete otro programa que el de la conquista del poder para los muy suyos, ha podido actuar como freno de cualquier entusiasmo, de la incipiente lealtad de los nuevos votantes

Las razones de ese desafecto electoral pueden ser de dos tipos, y el futuro político de Rajoy, que se antoja hoy por hoy bastante largo, aunque no sin sobresaltos, dependerá, en buena medida, de que se acierte a interpretar esa conducta imprevista. Cuando ocurre lo inesperado, hay que aprender, y no basta consolarse con truismos.

La primera explicación a mano es que sus votantes han castigado al PP por las medidas tomadas en su contra, como la subida de impuestos. De todo habrá, pero no parece causa suficiente para un número tan abultado de ausentes. La segunda explicación, algo más verosímil, se centraría en que la campaña del PP, carecía, en realidad, de programa político, que, dando por supuesto el declive real del adversario, suponía que la fidelidad de los votantes del PP no estaría en cuestión, lo que no ha sido el caso. Lo que los datos parecen querer decir es que muchos votantes no se han conformado con un bagaje tan ligero, además de que puedan haber dado por supuesto que comerían faisán, por decir algo, antes de haberlo abatido.

La segunda explicación se apoya en dos hechos de indudable significado que el PP ha podido desestimar. El primero de ellos, el que se haya extendido sin ningún desmentido radical el runrún de que el Gobierno estaba jugando a los retrasos en su programa de ajustes para no perjudicar en la campaña andaluza. Este clima de opinión ha existido, y no favorecía en nada el fervor de muchos electores del PP, porque les subraya con cuatro líneas rojas, algo que sospechan y rechazan, que lo que más importe al PP sea lo que afecta a sus dirigentes, y no la responsabilidad con la gravedad y urgencia de los problemas colectivos de los españoles. El segundo hecho notorio, con influencia indiscutible en sectores bien informados, tal vez más de los que se supone, ha tenido que ver con la desafortunada, si no es algo más, coincidencia de la primera condena de Matas, exministro, expresidente del PP y de la comunidad balear, al tiempo que se conocían los nombramientos, efectivos o no, de sendos esposos de las mujeres con mayor mando en el PP. La sospecha de que un poder tan amplio pudiera ser un lenitivo de la prudencia debida, mezclada con la oscura conciencia de que el PP no respete otro programa que el de la conquista del poder para los muy suyos, ha podido actuar como freno de cualquier entusiasmo, de la incipiente lealtad de los nuevos votantes.

Caben, desde luego, otras interpretaciones, pero sería prudente que los políticos aprendieran a escoger las más ingratas para curarse en salud. El hecho de que los líderes tiendan a rodearse de voces complacientes supone un riesgo mortal y, en este asunto, lo que se conoce como prensa amiga ha podido contribuir a errores muy desagradables. Si aprende la lección, Rajoy podría llegar a encontrarse más cómodo con esta situación indeseada, que resultará muy endemoniada también para sus rivales, que con un poder absoluto de ejercicio siempre muy difícil, pase hoy lo que pase, que será nada.

José Luis González Quirós es analista político

23
62
54
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

23

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

23Fernan Gonzalez 29/03/2012 | 20:33

Debemos madurar como votantes no se vota a las personas sino a los equipos, la simpatía y el carisma no siempre va seguida de buena preparación.

Arenas hace diez años no tenía todas mis simpatías, pero se había recorrido toda las provincias y en especial Almería conocía la situación de los empresarios y los problemas reales de la exportación y la competencia con Marruecos, su no elección es un receso en este campo o seguir en el estancamiento continuo, en cualquier caso se le concede el beneficio de la duda, porque sabemos que la opción psoe no mueve un dedo.

El exceso de confianza también a influido en el descenso de votaciones, voto por correo que no se realiza o desplazamientos porque si estas empadronado en otro municipio que no se realizan y en otras circustancias sí.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

22alosuyo 29/03/2012 | 18:30

El gobierno de Rajoy esta perdiendo credibilidad muy deprisa y es muy preocupante.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

21pernanbucano 29/03/2012 | 18:16

En las elecciones generales se votaba a un PSOE que habia dejado el pais en la misería y a un PP que decia que tenía formulas para arreglarlo todo.
En estas últimas elecciones andaluzas se votaba a un PSOE corruptpo y trincón y a un PP que mucha gente sospechaba que no iba a cambiar en gran cosa la situación andaluza.
Digamos que la gente sabe que su futuro depende del gobierno de la nación y vota en consecuencia. En las autonómicas, como piensa que tienen menos trascendencia, muchos ni votan.

La gente en Andalucia casi ni se ha enterado del asunto de Matas.
Hay otro factor importante según mi opinión. Arenas se parecec mucho a un señorito andaluz.
A muchagente no le gusta el candidato del PP
Y no digamos nada del segundo de Arenas. Podria perfectamente interpretar el papel de dictador bananero en una serie de televisión.
Estas cosas tambien cuentan. Yo a ninguno de los dos les compraria un coche de segunda mano

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

20cyrano41 29/03/2012 | 18:03

#14 Lleva razón en parte en lo del campo andaluz, mire conozco muy bien Andalucía, y si existe voto cautivo, es cierto. No todo el voto del PSOE es rural, analfabeto , de campesinos, que comen del PER y de la Junta, pero es cierto que una parte del voto es voto clientelar.

Pero creo que el que se hayan esfumado más de 400000 votos del pp de las Generales a las autonómicas depende de otros factores, que los dirigentes populares no quieren reconocer y no lo van a hacer nunca, ENGAÑARON COMO A CHINOS A SUS VOTANTES EL 20N. Y la gente no ha ido a votar entre otras cosas por esto.

Por eso la abstención ha subido casi diez puntos y en algunas zonas costeras y urbanas donde el pp arrollo el 15%.

No soy de ningún partido, no estoy de acuerdo con este sistema electoral que me parece el origen de la corrupción generalizada que tenemos en la infame casta política que soportamos. Y desde luego si alguna vez he ido a votar en mi tierra, no lo he hecho nunca al PSOE.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

19pasmao con lo que no pasa 29/03/2012 | 17:37

#17 taraza, coincidimos al 99,99%

Realmente es la indolencia de Rajoy en hacer lo que si puede hacer en muchos asuntos que llevan torcidos 7 años lo mas desesperante. Pero como ello le obligaría a renovar también muchas cosas en su propio partido mejor ponerse a leer el Marca.

Nadie le exigía arreglar la economía en 3 días y la mayoría que le voto sabía por donde vendría la reforma laboral.

Las proximas elecciones a nivel nacional son las Europeas, le auguro un fracaso aterrador.

Un saludo

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes
Las más, patrocinado por Caja Mar

ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios